Información sobre Cookies: Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio web, aceptás su uso.

Lee más acerca de las cookies

Redirección en segundos
Kris-Meeke-(Citroen-C3-WRC)_3

LOS C3 WRC DE CAMINO A LAS NUBES

Después de haber conseguido su primer podio de la temporada 2018 en Suecia, el Citroën Total Abu Dhabi WRT cruza el Atlántico rumbo a México, lugar en el que se celebrará la tercera prueba del Campeonato Mundial de Rallys, con un mejor clima y una gran altitud. En esta etapa regresarán Sébastien Loeb y Daniel Elena, que se alinearán junto a Kris Meeke y Paul Nagle, mientras el equipo intenta confirmar su buen comienzo de temporada.



UN DÚO EXPERIMENTADO

La experiencia se convierte en un elemento clave para enfrentar el Rally de México y estar entre los primeros, debido a la gran altitud y las altas temperaturas que ponen a los autos bajo una presión única.

Con siete victorias de las trece veces en que el rally ha formado parte del WRC, el Citroën Total Abu Dhabi WRT tiene la experiencia necesaria para hacerlo bien en esta tercera prueba de la temporada, la primera sobre tierra. Eso sucede especialmente con los pilotos de este año, que son Kris Meeke – Paul Nagle, que consiguieron la victoria más reciente de la marca acá el año pasado, y Sébastien Loeb – Daniel Elena, que lograron las primeras seis (2006, 2007, 2008, 2010, 2011 y 2012).

Por tanto, el dúo Meeke-Nagle sabe bien que pueden ser competitivos en esta prueba y por eso tienen esperanzas de conseguir un buen resultado en el rally de este año, ya que aspiran a confirmar el exitoso inicio de temporada del equipo. La situación será ligeramente distinta para Sébastien Loeb, ya que el piloto de 44 años regresa para la primera de un programa de tres pruebas (que incluyen el Tour de Córcega y el Rally de Catalunya) en el equipo en el que empezó su carrera. Con su última participación en WRC en el Montecarlo de 2015 y su última temporada completa en 2012, al nueve veces campeón del mundo de rallys – aunque se ha mantenido muy activo en otras categorías – probablemente le falte práctica y conocimiento de los tramos y de esta nueva generación de WRC, en comparación con la cada vez más dura competencia, pero no hay duda de que tiene el talento suficiente para dar la sorpresa en una de sus pruebas favoritas.

LA ELECCIÓN DE NEUMÁTICOS PODRÍA SER CLAVE

Si bien las rutas locales son famosas por su variedad y por las oportunidades que ofrecen a los equipos de expresarse también tienen una fina capa de gravilla arenosa que tiende a limpiarse a medida que más autos completan los tramos, por eso es tan importante hacerlo bien el primer día. La elección de neumáticos podría tener una influencia significativa en el resultado. Con menos desgaste de lo normal, debido tanto al terreno suelto y arenoso como a la menor potencia de los coches, los equipos y pilotos a veces terminan dudando entre los neumáticos Michelin duros o blandos.

DECLARACIONES

Pierre Budar, director del equipo Citroën Racing

"El objetivo será retomarlo donde lo dejamos en Suecia. Conocemos muy bien las características de este rally y logramos la primera victoria del C3 WRC aquí mismo. Sin embargo, también conocemos perfectamente que la primera prueba de tierra de la temporada es inusual, sobre todo debido a la altitud, y que puede dar la vuelta completamente en un momento. Kris está cómodo acá, tal como demostró en 2017, y estará en buena posición para conseguir otro buen resultado.
Por último, estoy encantado de ver a Sébastien y Daniel de vuelta en el equipo. Aunque seguramente les faltará impulso en comparación con la competencia, siguen mostrando el mismo profesionalismo y determinación que cuando empezaron, y esperan hacerlo bien. Con Kris y Paul, tenemos una alineación impresionante y con mucha experiencia."

Kris Meeke

"México es un poco como Cataluña, uno de los rallys de tierra en el que fuimos bastante competitivos el año pasado. Desde entonces, hemos hecho más mejoras en el C3 WRC, así que tenemos grandes esperanzas de poder estar entre los primeros. Naturalmente, muchos de nuestros rivales tuvieron problemas de fiabilidad debido a la altitud el año pasado, y es posible que estén mucho mejor preparados esta vez. Es sin duda una prueba que me gusta, ya que no toda la potencia de los coches está disponible y hay que ser muy preciso en la conducción. También estoy contento con nuestros últimos tests. Parece que hemos hecho más progresos, especialmente con los amortiguadores, junto con Öhlins. Sébastien también tuvo esa impresión. En cualquier caso, estoy impaciente por empezar. Debemos aprovechar al máximo el salir en séptima posición el primer día, eso será clave para lograr un buen resultado."

Sébastien Loeb

"Este es un rally que siempre me encantó, así que tengo grandes esperanzas. Voy a disfrutar de estos tramos con el C3 WRC, que es un auto muy emocionante de conducir. Además de eso, tengo algunas dudas, como todo el mundo, aunque espero seguir el ritmo más o menos. No tengo ni idea de dónde estoy respecto a los otros pilotos, así que estoy impaciente por empezar. Hay que tener en cuenta que esto sigue siendo el campeonato del mundo. Los demás pilotos se han quedado aquí los últimos años… En cualquier caso, estoy satisfecho con los test que hicimos. Cubrí unos 500 kilómetros en dos días. El C3 WRC me pareció bien equilibrado y sentí que había mejorado desde mi último test a final de 2017. He intentado mejorar mis opciones pasando algún tiempo con un DS3 WRC antes, para recuperar las sensaciones y reflejos, y viendo videos de a bordo de rallys anteriores. El 28% de la carrera será nueva para mí, en comparación con el 4% para los demás, pero eso es positivo, porque sigue siendo una de las pruebas que todavía conozco mejor. Sin embargo, mis recuerdos del 72% sobre el que he pilotado antes son de hace seis años, así que estuve trabajando un poco para no sentirme completamente desorientado. Espero que mi posición de salida del viernes (11º) me ayude a aclimatarme, porque con la normativa actual, hay que hacer un buen primer día, o se sufrirá el resto del rally."

UN RALLY, UN RETO

Con una altitud media de 2.200 metros – con el punto máximo a 2.737 metros por encima del nivel del mar – y temperaturas en torno a los veinticinco grados, México ofrece un reto como ningún otro rally, probando la fiabilidad de los autos al máximo. En estas condiciones, la falta de oxígeno requiere especial atención, no solamente para refrigerar el motor, sino también los componentes hidráulicos y los frenos, especialmente ajustando el tamaño de los radiadores utilizados. Otro efecto adverso es la pérdida de potencia, que los especialistas de motor intentan mitigar cada año mejorando el mapa motor durante las sesiones de test a gran altitud y en los bancos de pruebas.

Eso ocurre porque en esta época del año las temperaturas son más probables de ser bajo cero que sobre los veinticinco grados en los lugares de test europeos situados a unos 2.000 metros por encima del nivel del mar.

Top