Información sobre Cookies: Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio web, aceptás el uso de cookies.

Lee más acerca de las cookies
¿Es usted un cliente?
¿Eres un particular o una empresa?
¿Quiere hacer un Test Drive de algún modelo particular?

Complete el formulario y elija el vehículo que quiere probar. Su solicitud será enviada al concesionario que haya seleccionado.

Cerrar
¿Quiere recibir una oferta comercial?

Complete el siguiente formulario. Su solicitud será tratada por un experto. Nos comprometemos a responder a sus preguntas en el tiempo más breve posible.

Cerrar
¿Quiere recibir información de un vehículo?

Complete el formulario y elija el vehículo del cual desea recibir información.

Cerrar
¿Esta buscando información?

Complete el siguiente formulario con sus preguntas.Cualquiera que sea el tema, su solicitud será tratada.Nos comprometemos a responder en el tiempo más breve posible.

Cerrar
img2

EL “CITROËN ROADSHOW DE LOS CAMPEONES” PARALIZÓ EL MICROCENTRO PORTEÑO Y CORONÓ, CON JOSÉ MARÍA “PECHITO” LÓPEZ, SÉBASTIEN LOEB Y MATÍAS ROSSI –TODOS CAMPEONES DE LA MARCA-, UNA TARDE DONDE LA ADRENALINA, LA EMOCIÓN Y EL CALOR DEL PÚBLICO GANARON AL CLIM

Diagonal Norte se transformó, al pie del Obelisco, en una bisectriz que transformó la ciudad -hasta la calle Maipú- en un circuito callejero y se pobló de boxes de competición, público, periodistas, cámaras, promotoras, banderas… el “CITROËN ROADSHOW DE LOS CAMPEONES” se vivió a pleno, conmovió una vez más a la Ciudad Capital y demostró, otra vez, la pasión de una Marca y sus fanáticos.

De repente todos los semáforos de Buenos Aires se pusieron en verde, los 1.000 caballos de potencia entre las tres máquinas de competición aceleraron las pulsaciones de la tarde y la ciudad vivió un domingo de fiesta con el “CITROËN ROADSHOW DE CAMPEONES”. A pesar de un clima por momentos adverso, gran cantidad de gente colmó los alrededores del Obelisco porteño para disfrutar de una exhibición única en su especie que, en su cuarta edición, llevó el asombro a límites desconocidos. Con transmisión de TV en vivo y la presencia de famosos, deportistas y celebrities que tuvieron el privilegio de subir a la butaca derecha de los autos campeones y vivir -en primera persona- toda la magia de CITROËN RACING en acción.

Si hay un icono que define a Buenos Aires es el Obelisco y éste fue el referente obligado de una escenografía prolija que delimitó una pista de exhibición con saltos, slaloms y vueltas de 180º en poco más de 400 metros y según las indicaciones impartidas por CITROËN RACING. La apuesta fue histórica y superó todo lo conocido: los campeones de CITROËN RACING -José María “Pechito” López, Campeón Mundial de WTCC 2014, Sébastien Loeb, nueve veces Campeón Mundial de WRC y Matías Rossi, Campeón Nacional de Turismo Clase 3 2014- reunidos en un mismo circuito callejero con los vehículos de competición que los llevaron a la gloria.

El cronograma estuvo perfectamente aceitado y permitió que tanto los invitados especiales, la prensa y los directivos de la Marca y los auspiciantes del evento (Total, gobierno de Santiago del Estero y Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) gozaran del espectáculo desde el palco VIP instalado en el sector central y frente a la rampa de saltos. La presentación de los pilotos al público se realizó en un desfile con dos de los modelos más exitosos del portfolio local de la Marca: el DS3 y el CITROËN C4 LOUNGE de fabricación nacional.

Pasado el mediodía el cronómetro registró la primera ovación cuando se encendieron por primera vez los motores del DS3 WRC que conduciría el multicampeón Sébastien Loeb. Pero el francés estaba llegando directo desde Ezeiza… así que fue “Pechito” López el encargado de abrir las pruebas y chequear el circuito, primero con “su” CITROËN C-ELYSÉE WTCC y luego con el DS3 WRC. El Campeón Mundial argentino no le “escatimó” acelerador a ninguno de los modelos, secó el asfalto en cada patinada y le dejó el turno a Matías Rossi y su CITROËN C4 que, con un par de pasadas, se llevó todos los aplausos.

La pantalla de TV supo mantener la atención del público en el rato de espera antes de la bandera de largada, con imágenes de los Campeones CITROËN y su galería de triunfos por todo el planeta: CITROËN RACING en estado puro, WRC, WTCC y TN Clase 3. Como embajadora de la Marca Carolina “Pampita” Ardohain no podía estar ausente y despertó las mismas pasiones que los autos de carrera: primero se fotografió con los autos y los pilotos y luego encabezó el desfile inaugural del circuito.

Pocas marcas como CITROËN pueden ampararse en su historia para demostrar cómo una trayectoria de innovación es la mejor manera de sustentar el futuro: por eso algunos de los automóviles más representativos estuvieron: el público se deleitó con autos que marcaron su época… y las que siguieron como el CITROËN 11 LIGERO; el CITROËN DS o el mítico CITROËN 3 CV.

La primera figura en calzarse el buzo anti flama y el casco fue la bella Jimena Barón –actriz y esposa del futbolista Daniel Osvaldo, reciente adquisición del club de la Ribera auspiciado por CITROËN- con el CITROËN C-ELYSÉE WTCC al mando de José María López. La humareda blanca indicaba que la exigencia de cada trompo ponía la adherencia al límite. La cara de Barón al descender lo dijo todo.

Como fue un encuentro de Campeones CITROËN, “Pechito” López y Matías Rossi se dieron el gusto de ser copilotos de Sébastien Loeb y luego “el Misil” Campeón Nacional de Turismo Nacional Clase 3 se llevó una de las ovaciones más grandes al ser partenaire del Campeón Mundial de WTCC.

Más tarde, en pasadas sucesivas se fueron encadenando distintas celebridades y deportistas como el arquero de Boca Agustín Orión, el periodista Juan Manuel “El Rifle” Varela, el actor Peter Lanzani… y cerró el circuito la misma Directora de Marketing y Comunicación Valentina Solari, que se dio el gusto tantas veces postergado y pudo ver a los campeones en posición privilegiada. También dijeron presentes los futbolistas de Boca Juniors Andrés Cubas y Marin y el modelo “Lucho” Jacob.

El evento permitió, además, acercar a la gente y dar a conocer algunas de las campañas de Responsabilidad Social Empresaria que la Marca desarrolla en nuestro país: por eso la Fundación Baccigalupo premió el compromiso de “Pechito” López y lo nombró padrino de la fundación.

La entrega de premios por parte del Director de CITROËN ARGENTINA, Luis Basavilbaso empezó a dibujar el final, que se selló con la foto de los todos Campeones CITROËN dominando la escena y con el Obelisco de fondo.

Como en el año 2009 en cercanías del Monumento a los Españoles, igual que en 2011 en la Avenida 9 de Julio, también como en 2012 a los pies de la Facultad de Derecho, la última vez en 2013, en la ciudad capital de Córdoba en el arroyo La Cañada, CITROËN demostró cómo vive la pasión por el automovilismo. Ninguna otra marca puede acreditar semejante historial. Ninguna otra marca es capaz de reunir tantos campeones en actividad… ni de sumar tantas coronas en la última década en categorías tan distintas. CITROËN RACING cuando pone sus colores a competir invariablemente inscribe el título de Campeón.

Top